....palsanz....

Historias

­­Hubo un momento en el que las historias se acabaron. Se acabaron para ella. Ya no encontraba historias qué leer. Historias en las que perderse, en las que entretenerse, en las que aprender.  Y decidió crear la propia suya. Una historia que si no perdía, entretenía o enseñaba algo, al menos, era suya.

Decidió que esta historia contendría lo mejor de otras historias que anteriormente había leído.

Tendría unos personajes profundos, interesantes, llenos a su vez de otras historias que aportarían consistencia a su relato.

Se desarrollaría en un lugar especial. Sería un lugar mágico, un lugar que daría pie a que pudiera pasar de todo. Cosas maravillosas y alegres pero también cosas complicadas, más maduras, más elegantes.
Pensó que tendría un final impredecible, inesperado. Incluso violento. Algo que nadie pudiera esperar jamás.

Y entonces creó esta historia: